Juegos educativos divertidos y hechos en casa

La mejor manera de enseñar a un niño es a través del juego. Los pequeños aprenden el alfabeto, recitan poemas y resuelven problemas matemáticos mucho más rápido cuando se les enseña a través de juegos educativos. Pueden incorporar, sin darse cuenta, muchos conceptos similares a los que se enseñan en la escuela. El juego no sólo resulta divertido, sino también un excelente medio de enseñanza para cualquier niño ya que le permite recordar y apropiarse de distintos conceptos durante la reproducción de cada dinámica. De esta manera, los niños pueden incorporar datos de historia universal, geografía, ciencias y muchos otros temas.

Seguramente habrás notado que hay un sinfín de juguetes educativos interactivos disponibles en el mercado que pueden resultar útiles en la enseñanza de tus hijos. Sin embargo, es aún más divertido cuando tú creas el juego con tus hijos. En DEJA estamos convencidos de que no hay nada mejor que hacer actividades que estimulen la creatividad, la imaginación, la capacidad de relacionar y de aprender jugando. Los chicos ganan confianza y determinación, ponen empeño en descubrir cómo funcionan las cosas, aumentan su curiosidad y conocimiento.

Los juegos que te proponemos a continuación son un gran estímulo y además generan un espacio y tiempo para compartir entre hermanos. De esta manera, la diversión en realidad se duplica. ¡Hay muchos juegos educativos interactivos que puedes hacer en casa y disfrutar en familia!

 

Juegos didácticos para niños: ¡diseñar tu propio rompecabezas!

No sólo es divertido armarlos, sino que crear un rompecabezas también resulta muy interesante. A los niños les encantará el corte de las diferentes piezas de un rompecabezas. 

Para hacerlo hay que pegar una imagen o fotografía que les guste a tus hijos en una cartulina. En la parte posterior de la cartulina, dibujar una línea en zigzag a 1 pulgada de la orilla izquierda, de arriba abajo. Dibujar líneas similares a una distancia de 1 cm entre sí. Del mismo modo, dibujar líneas en zigzag horizontal a 1 pulgada de distancia. Cortar a lo largo de estas líneas para hacer las piezas del rompecabezas. A continuación, revolver las piezas y el rompecabezas estará listo para ser resuelto. Este tipo de juegos ayudan de manera significativa en la construcción de la capacidad de análisis de los niños.

 

Juegos educativos: Rollo de letras

Este es uno de esos juegos educativos que ayudará a construir el vocabulario y las habilidades ortográficas de los chicos. Se requiere de tres rollos de papel y 1 lápiz sin punta. Con un marcador escribir las letras “s, r, l, g, f” alrededor del rollo número 1. Escribir las vocales “a, e, i, o, u” en el rollo número 2 y en el rollo número 3, finalmente, escribir las letras “n, t, d, p, b”. Se aconseja utilizar diferentes marcadores de colores en cada rollo. Colocar el rollo número 1 y el rollo número 2 alrededor del lápiz. Gira los rollos en el lápiz y mostrarlos a los jugadores. El objetivo es ver quién puede llegar a formar más palabras en un minuto. Este es un juego interactivo y emocionante que será disfrutado por los niños.

 

Juegos matemáticos en la vida cotidiana

Hay muchas otras maneras de tornar las actividades de la vida cotidiana en juegos educativos en los que pueden mejorarse las capacidades de pensamiento de tus hijos. Puedes por ejemplo involucrar a los niños al hacer las compras y decirles los nombres de las verduras y frutas que se venden en la verdulería, en que regiones se cultivan y si vienen de otros países. También en el supermercado se pueden practicar juegos matemáticos como ir restando de la lista del súper lo que ya está en el carrito de compra o sumar todos los productos al final de la compra, así se practican sumas y restas. La próxima vez que vayas al supermercado, haz como que te olvidaste el nombre de las frutas exóticas y verduras y pídele a tus niños que te ayuden a recordarlos.

 

¿Tienes ideas de otros juegos educativos para disfrutar en casa con los chicos?