Reconfortar a tus niños: el placer de cuidarlos con preocupación

El sentimiento de ser madre muchas veces significa dos emociones en conflicto, como demuestra nuestro diagrama de Venn de las Madres. Esto nunca puede ser mejor ilustrado que en el momento cuando los niños se sienten molestos, están enfermos, o cuando se tropiezan y se caen. El corazón te late fuerte con preocupación por saber si estarán bien o por si se trata de algo serio, y al mismo tiempo hay cierto placer en sentirte necesitada y de poder reconfortar a tu hijo cuando se siente vulnerable. Es una situación de emociones complejas que las madres siempre van a experimentar en algún punto, cuando sus hijos corren, juegan y exploran. Los niños, en cambio, disfrutan sin preocupación porque saben que sus mamás están ahí para cuidarlos y reconfortarlos.

Ser mamá: sacar manchas de sangre de la ropa

Si tu pequeño se raspa las rodillas y hay sangre en la ropa, no te preocupes porque sacar manchas de sangre es muy fácil, pon la ropa en remojo en agua fría y lávala en la lavadora con un ciclo normal. Cuando ves a tus niños un poco tambaleando o justo cuando están corriendo más rápido que lo que sus pies le permiten, ¿no descubres que te estás frenando a ti misma de decirles que paren y tengan cuidado? ¿Tienes algunos tips para compartir cuando se trata de estar más relajada con respecto a las pequeñas aventuras y trotes de tus niños?